Home » Leyendas e Historias » Leyendas de Hombres Lobo en América del Norte
peliculas-hombre-lobo--644x362

Leyendas de Hombres Lobo en América del Norte

A lo largo de la historia, muchas civilizaciones antiguas del norte de América (Estados Unidos y Canadá) han tenido numerosas leyendas de personas que se convierten en animales, entre estos hombres lobo.

Muchas tribus indias del Norte de América creían que algunos matrimonios estaban formados de personas y animales, durante las noches era posible ver a estos animales, pero durante el día volvían a su forma humana con sólo quitarse la piel del animal. Por su parte, otras tribus se creían descendientes de un matrimonio entre un humano y un animal y, por tanto, estaban de por vida relacionados con éste y eran capaces de desarrollar sus habilidades. Algunos guerreros indios creían incluso que en el cuerpo de un animal residía su alma, y si éste era herido entonces el guerrero moría.

Los franceses al colonizar el territorio que es hoy en día Canadá, llevaron consigo a esas nuevas tierras muchas de las leyendas y las creencias en los hombres lobo. Se decía, por ejemplo, que muchos de los antiguos habitantes de Canadá al ser convertidos al cristianismo se volvían hombres lobo que vivían como personas durante el día y durante las noches dejaban su forma humana para salir a los bosques y atacar en forma de lobo a los verdaderos cristianos, generalmente Franceses emigrantes. Algunas otras leyendas afirmaban que los lobos solían visitar de noche los cementerios y comer los cuerpos recién enterrados. Por último, había leyendas que aseguraban que los hombres lobo eran seres que estaban pagando alguna culpa y eran condenados a vagar todas las noches en la oscuridad de los bosques, y sólo alcanzarían el perdón hasta que un sacerdote les diera la bendición o bien, fueran asesinados con una bala de plata.

Los Nootka, tribu de la costa noroeste de América celebraban cada invierno con sus jóvenes guerreros una ceremonia de iniciación en el culto secreto a los lobos a la que llamaban Kulwana, en dicha ceremonia los miembros más viejos de la tribu se cubrían la frente con una manta blanca para formar una máscara de lobo con la cual ponían a prueba la valentía del joven guerrero.

La ceremonia del Kulwana tiene su origen en una leyenda del mismo nombre, esta leyenda cuenta la historia de cuatro hermanos que huyeron a la Isla Nootka cuando su tribu fue vencida por tribus vecinas; Ha-Sass, el más joven de los hermanos, se empeñó en encontrar el saber de los lobos (en aquél entonces se afirmaba que los lobos poseían todo el conocimiento), así que se disfrazó con la piel de una foca y cuando los lobos lo encontraron lo llevaron hasta su guarida para devorarlo. Cuando llegaron a la guarida y los lobos se disponían a comerlo, Ha-Sass reveló su verdadera identidad; los lobos, al descubrir al joven sintieron gran admiración por su astucia y le enseñaron durante cuatro días las danzas y los rituales de los lobos, lo que lo convirtió en un hombre tan fuerte como las bestias; los lobos por su parte usaron máscaras con rostros humanos. Al cuarto día, los lobos entregaron a Ha-Sass un bastón encantado y lo enviaron de regreso a la isla para que enseñara a sus hermanos y demás hombres de la tribu los secretos del poder de los lobos.